XI Congreso Nacional y II Internacional
de la Asociación de Estudios Japoneses en España

Imagen Fondo AEJE

MESAS REDONDAS

400 años desde la misión Keicho: Japón y los japoneses.

Keiko Chino. Periodista Sankei Shimbun.

La Misión Keicho, encabezada por Hasekura Tsunenaga, llegó a Sevilla alrededor del 21 de octubre del 1614, casi un año después de que salieran del Puerto Tsukinoura en Sendai, al norte de Japón. Este viaje fue realmente una aventura para los japoneses de la época.

El organizador fue Date Masamune, jefe de Oshyu Sendai, y nombró a Hasekura como representante de la Embajada. Date buscaba establecer comercio con México, no sólo para la prosperidad económica de su región, sino también para competir con Tokugawa Ieyasu, Shogun entonces gobernante de Japón; y, además, Date estaba interesado en el cristianismo.

Pero 400 años después de la Misión Keicho, otro nuevo motivo aparece: el terremoto de Keicho. Éste había ocurrido en 1611, a 400 años antes del Gran Terremoto del Este de Japón (GTEJ) en 2011, y dos años antes de la salida de la Misión Keicho. Dos terremotos han golpeado la misma zona con una magnitud similar.

Así pues, el Terremoto de Keicho causó un enorme tsunami que ocasionó graves daños y se saldó con muchas vidas.

Curiosamente, el explorador español Sebastián Vizcaíno, que casualmente se encontraba midiendo la costa de Sanriku en Sendai, se convirtió en testigo histórico del desastre de Keicho. Más tarde se unió a la Misión Keicho.

¿Por qué Date Masamune envío la Misión a España en una situación tan grave? Se dice que Date esperaba acelerar la reconstrucción y revitalizar a los habitantes de la zona a través de este nuevo proyecto.

Mi intervención recoge este nuevo factor y analiza cómo el terremoto de Keicho influyó en la Misión Keicho. Me propongo examinar cómo la mente japonesa se ​​ha visto afectada por un desastre natural, porque nuestra historia es también una historia de terremotos. También me referiré a las actividades actuales del Museo San Juan Bautista de Miyagi y a la réplica del San Juan Bautista que fueron recientemente renovados y reabiertos al público después del GTEJ.